Terrorismo: una pesadilla que no tiene final

La delincuencia común protagoniza el "nuevo terrorismo"
El más reciente atentado en Bogotá fue en esta calle del barrio Quiroga, cuando una bomba dejó siete heridos.

No ha llegado el posconflicto y Colombia ya empieza a padecer expresiones de neoterrorismo, ejecutado por bandas criminales.

La evidencia de lo que será el terrorismo del mañana quedó expuesta cuando los comandos especiales de la Policía derribaron la endeble puerta de una finca, en un paraje rural de Pitalito, Huila.

Encontraron dos bombas de 1.6 kilos cada una, armadas con nitrato de amonio, cordón detonante y un celular, cuyo objetivo era explotar contra dos CAI en Bogotá.

En ese operativo del pasado 30 de marzo fueron capturados alias “Conejo” y “Pablo”, desmovilizados de los frentes 8 y 14 de las Farc, a quienes las autoridades sindican de participar en cinco acciones terroristas perpetradas en el primer trimestre del año en la Capital, que incluyen bombazos contra una entidad bancaria y puestos policiales, como el del 12 de marzo, cuando una detonación en el barrio Quiroga al paso de una caravana de la Fuerza Pública, dejó heridos a cuatro uniformados, dos civiles adultos y un menor

COMENTARIO: El terrorismo lo tendremos siempre, hasta que no tengamos un país en proceso de paz, donde tod@s nos comprometamos por un mundo más justo y equitativo. Un pueblo viviendo en esta tremenda desigualdad, dará much@s moviéndose en la ilegalidad y la barbarie en la ciudad. El cambio es ya, comenzando por la clase politica. Politicos robando para ell@s y el pueblo que se siga esperando una solución.

 

 

 

 

 

Comparte en tus redes...